La propia Volvo y otras grandes marcas, como Ford Volkswagen, han venido desarrollando desde hace décadas tecnologías específicas para adaptar sus motores a funcionar con alcoholes como el Bioetanol E85(85% de etanol y 15% de gasolina).

Luego de que diversas organizaciones a nivel mundial anunciaran el declive de los combustibles fósiles a corto plazo, una gran cantidad de empresas han puesto en marcha alternativas viables para la sustitución de estos hidrocarburos, por lo que en los últimos años hemos visto propuestas bastante interesantes.

En este tenor, la multinacional china Geely (marca matriz de Volvo), anunció que desde hace algunos años han empezado a experimentar con un nuevo combustible extraído directamente de la actividad volcánica. La empresa Carbon Recycling International (CRI), de la que Geely es accionista está utilizando desde 2015 seis sedanes de la submarca Emgrand para investigar este nuevo tipo de combustible.

 Se trata del Vulcanol, que no es otra cosa que metanol obtenido industrialmente a partir de la intensa actividad geotérmica que tradicionalmente ha provisto de energía a los hogares islandeses.

 Los Emgrand 7 experimentales son del tipo híbrido bifuel: pueden funcionar tanto con gasolina convencional como con otro tipo combustible, que en este caso es el Vulcanol. La razón de seguir usando gasolina es que en algunas circunstancias, sobre todo en los arranques en frío (bajo las condiciones extremas de Islandia), se requiere un combustible de mayor poder calorífico que el metanol, también conocido vulgarmente como “alcohol de quemar”.

 De acuerdo a las declaraciones emitidas por los directivos de Geely, este proyecto es demasiado viable, ya que el Vulcanol reduce las emisiones de CO2 hasta en un 70%, por lo que considerando la problemática de efecto invernadero en la que se encuentra inmiscuida la unión europea, podría ser cuestión de años para que podamos ver este proyecto a una escala mayor. 

contáctanos